The Twentieth Century Joan of Arc (Maria Bochkareva)

textoinacabadoDuring the First World War, women were mobilized on an unprecedented scale. Some of them, mainly Russian, wouldn’t be satisfied working in the rear and would eventually enroll in the army. Maria Bochkareva stood out among all of them. She was born to a poor peasant family and fought in the frontline from the very beginning of the war. She was wounded on several occasions, formed the so-called ‘women’s battalions of death’, got the highest honors and became a worldwide famous charismatic leader. She was executed by the Bolsheviks when she was just 30 years old.

From misfortune to legend

Maria Leontievna Bochkareva was born in 1889 to a modest family in the city of Novgorod, in European Russia. She had to work for wages since the age of eight, married when fifteen and moved to the Siberian city of Tomsk. When her husband began drinking heavily and assaulting her, she ran away with her lover, which would follow despite he was exiled to Yakutsk, in the Russian Far East. As time went by, this second relationship would end up deteriorated too because of her lover’s alcoholism and abuses.

First World War broke out in Europe in 1914, while Bochkareva was living badly in Siberia. News from the front aroused in her a deep patriotic spirit and yearning to join the army. She didn’t want just to cooperate working in the rear, as many other women did, but wished to go to the frontline to fight for her motherland: “Day and night my imagination carried me to the fields of battle, and my ears rang with the groans of my wounded brethren … The spirit of sacrifice took possession of me. My country called me. An irresistible force from within pulled me.” Such patriotic fervor and feel like going to fight had probably its origin in a way to escape from her thwarted life and to address all her energies and strong-minded spirit, which had already led her to be the forewoman of over twenty workers.

She made up her mind to join the army and turned up to the 25th Tomsk Reserve Battalion. Her application would be almost completely ignored. In those days the military command didn’t consider to enroll women in the army and in no way a peasant woman coming out from nowhere. Not only she didn’t give up, but showed off her tenacity and sent a telegram to the Tsar Nicholas II himself, which would answer affirmatively to her demand thereby opening the gates of the army to her.

If trying to join the army was a difficult task, none the less was that the other soldiers treated her in a respectful way since they used to make a fool of her time and again. But all jokes would come to an end as within weeks her battalion was sent to the battlefield. Bochkareva would fight with all ferocity for almost two years and a half, taking part in bayonet charges against the German trenches, joining reconnaissance squads, rescuing comrades in arms under the enemy fire, and so on. Although she was wounded four times -two of them quite seriously- she always would come back to the frontline to fight with an unrivaled courage.

The exploits of Yashka (nickname given to Bochkareva by her fellow soldiers) were not unnoticed and she would be decorated several times. Among the medals received must be pointed out the Cross of St. George, which was the highest distinction that a Russian soldier may get for his heroism. Not before long, the story of this modern Joan of Arc aroused the interest of the press, which turned her into a popular icon, a legend in her own lifetime.

The women’s battalions of death

The February Revolution of 1917, the abdication of the tsar and the slogans of the Bolsheviks claiming to withdraw from World War I brought a great distress and uneasiness to the Russian troops, exhausted and emaciated due to a war going on for more than two years and a half and hundreds of thousands of casualties. The interim government was deeply concerned about how to face this situation. Eventually, they found inspiration in the French Revolution and decided that the war had to go on, trying to match the revolutionary theories with the commitment held with their allies and the defense of the country.

One of the measures taken in order to motivate the troops was to establish the so-called ‘battalions of death’, storm troops units consisting of volunteers which should be an example to follow for the remaining soldiers. Taking into account this initiative, Bochkareva went one step further and would suggest forming battalions made up out-and-out by women. What could be more humiliating to soldiers than to see women go to fight where they didn’t dare? After an audience that took place in Petrograd (current Saint Petersburg), the Kerensky government acceded to Yashka’s demand and she immediately issued a moving appeal to all Russian women.

All kind of women answered by thousands to the call to arms and volunteered to enroll the future women’s battalion of death, so called to be determined to fight until the end and never step backward. Not in vain the badge of these combat units was made up with a skull and crossbones. Moreover, all those women took with them some cyanide pills, to kill themselves in case they might be seized by the enemy.

It can’t be denied that they looked really martial and defiant:

The haste of the war didn’t allow the drill be extended for a long time. During the few weeks, available Bochkareva would supervise all the process personally. She would be very strict with her subordinates and even expel those who didn’t meet her requirements.

Although no exact figure is available, it is estimated that between 5,500 and 6,500 women fought in the Russian Army during the Great War. From the first 3,000 recruits would come out two battalions and several units. Bochkareva commanded the First Women’s Battalion of Death.

In spite of the resolution of Yashka and her women fellows, their contribution to the war was not outstanding; not for lack of courage, but because they had no experience in combat and were left alone against the enemy. In the first and last battle of Bochkareva’s battalion, most of the men soldiers remained hidden down in the trenches while women launched an attack towards the German lines. As soon as shots and explosions started, many of the women were scared to death and threw their arms away. Bochkareva was wounded and taken to the hospital.

While Yashka was recovering, the October Revolution started and again another battalion of women soldiers stood alone; in this occasion to protect the Winter Palace together with a squad of invalids, some cyclists and a bunch of young cadets. Although must be pointed out that they remained at their posts until the end, their performance was once again in vain as they easily surrendered to the Bolsheviks that assaulted the building.

Exhausted after so many years at the front and disappointed by the poor performance of the women’s battalions, Bochkareva refused the command to arrange her units again and decided to go back to Tomsk. She wasn’t just tired, furthermore, she didn’t want to take part in the upcoming fratricidal civil war.

On her way home, Bochkareva was arrested in Petrograd and later on taken in the presence of Lenin and Trotsky. They would insist on the idea that she should join the Bolsheviks, since if they could have counted on her – the well-known peasant hero admired by all the people – that would have meant an important backing to their cause. Although both revolutionary leaders kept on trying to Bochkareva and that she was detained so she could think it over, Yashka held her ground in her decision to go back home. Finally, she was released.

From fight to international diplomacy

As time went bye, tiredness gave way to the nostalgia of the exploits and glory achieved during her years in the army. Little by little, Bochkareva went into a downward spiral of booze and depression, as she was convinced that no one needed or just remembered about her anymore.

All of a sudden, she got a message from general Kornilov, leader of the contra-revolutionary White Army and former Commander in Chief of the interim government’s army. The concise message just said: “Come at once, we need you”. Bochkareva would manage to meet with the general going through the Bolshevik lines disguised as a sister of mercy.

Kornilov and his men were suffocated by the Red Army and badly needed outer financial and military aid to resist. Bochkareva would be the perfect ambassador to get that help, thanks to her charisma and worldwide known legend. She accepted like a shot to go to the US and the UK and within a few days she set sail to San Francisco from Vladivostok.

On arriving at the United States Bochkareva was in the spotlight. Everybody wished to meet the soldier woman, the Russian Joan of Arc, to hear the countless stories that went before her, which had been written by the war correspondents in Russia. Bochkareva would be on tour in the US over a month being interviewed and attending public events held in her honor.

In the end, after a tightly scheduled trip and once she dictated her memoirs to a Russian journalist who lived in New York, arrived the most expect moment to Bochkareva: meeting with the US president Woodrow Wilson. He would attend very thrilled to the account of Yashka about her war experiences and to her request for help. The meeting ended with the president’s pledge to help the contra-revolutionary army.

From America Bochkareva set off to the United Kingdom and once there, together with Emmeline Pankhurst, the leader of the suffragettes, she succeeded in meeting with Winston Churchill, the Secretary of State for War, and later on with king George V.  Again, there was a mounting excitement both among the press and the British people, but the political outcome was certainly poor, in comparison with the one obtained in the United States. Although Bochkareva had been in tune with Churchill, her meeting with the king would be very short and not so much profitable, marred partly due to the news that general Kornilov had died.

Return and sentence to death

On getting to Russia, Bochkareva was received by the remaining forces of the White Army, which would thank her as she tried to do her best in order to get the so long-awaited aid. In those days, Yashka the soldier could not help her comrades at all. Casualties were increasing day in day out so that sanitary battalions were more helpful than the military ones. Thus, the last order she was given was to set up teams of volunteers in order to attend wounded soldiers.

Not before long, the Bolsheviks burst through the frontline and the White Army officers would beat a retreat, leaving wounded soldiers and medical volunteers to their fate. Then, when nothing could be done, Bochkareva, morally and physically exhausted, went back to her home in Tomsk, where she would withdraw into herself and visit regularly a church searching for inner tranquility.

Determined to bury her fighting past, Bochkareva went to a post of the Red Army to hand over her revolver. Her presence raised a few eyebrows among the Bolshevik soldiers who eventually released the legendary Yashka… but not for a long time, because later on she was arrested following Chekas’s orders (soviet secret security service), being charged with being an enemy of the people. After a summary trial, she was executed on May 16, 1920.

Sources: http://ru.wikipedia.org/wiki/%D0%9C%D0%B0%D1%80%D0%B8%D1%8F_%D0%91%D0%BE%D1%87%D0%BA%D0%B0%D1%80%D0%B5%D0%B2%D0%B0

http://shkolazhizni.ru/archive/0/n-9701/

http://www.historycooperative.org/journals/ahr/109.1/stockdale.html

http://www.vor.ru/Events/program51.html

http://www.greatwardifferent.com/Great_War/Women_Warriors/Women_Warriors_01.htm

http://analytics.ex.ru/cgi-bin/txtnscr.pl?node=726&txt=1597&lang=1&sh=1

http://www.abhoc.com/arc_vr/2000_08/58.html

http://www.granguerra.crearforo.com/image-est2112.html

http://www.ren-tv.com/pages/page_5.php?id_page=1796

Yuri Gagarin: El primer hombre en el espacio

textoinacabadoEn la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética, e independientemente de sus sistemas políticos, han quedado más marcados en la población, míticos nombres, como Vostok, Soyuz, Sputnik, Laika… quizá por tener más gancho que los de los norteamericanos.

En octubre de 1957, parte del mundo oyó los pitidos de radio desde el primer satélite espacial, el Sputnik 1, y en 1961 Yuri Gagarin de convirtió en el primer hombre del espacio. La Unión Soviética parecía que iba por delante, pero, las crisis exteriores restaron autoridad a Jruschov.

El 12 de Abril de 1961,  Gagarin, de 27 años, despegó desde el cosmódromo de Baikonur hacia donde ningún ser humano había estado antes. A bordo de la nave Vostok 1.  El vuelo fue breve, de 108 minutos y el soviético orbitó una vez alrededor de la Tierra a una velocidad d 27.400 km por hora. Tras eyectarse de su cápsula, aterrizó en paracaídas sobre una zona agrícola de la región de Saratov. Desde entonces, esa fecha se convirtió en el Día Internacional de la Cosmonáutica.

Yuri Alekséyevich Gagarin (Ю́рий Алексе́евич Гага́рин), el primer ser humano en orbitar la Tierra, nació el 09 de marzo de 1934 en la aldea de Klúshino Gžatskogo,  distrito (Oblast) de Smolensk, cerca de la ciudad de Gzhatsk, llamada Gagarin desde 1968. Su padres eran de origen campesino. Él un carpintero llamado Alexey Ivanovich Gagarin (1902-1973), y su madre, una cuidadora de cerdos llamada Anna Timofeyevna Matveeva (1903-1984), aunque en realidad, bajo el régimen soviético trabajaban en una granaja colectiva.

Pasó su infancia en el pueblo de Klúshino. El  1 de septiembre de 1941, el pequeño Yuri, fue a la escuela, pero el 12 de octubre, los alemanes ocuparon la localidad y sus estudios tuvieron que ser interrumpidos.

Durante dos años el pueblo fue ocupado por los alemanes. El 9 de abril de 1943, la pequeña localidad fue liberada por el Ejército Rojo y se reabrió la escuela.

Derribando aviones con globos

Como todos los grandes conflictos armados, la Segunda Guerra Mundial supuso una revolución industrial y tecnológica para los países beligerantes. Curiosamente, a pesar de la innovación armamentística de la época, para combatir los bombardeos a ciudades y otros objetivos estratégicos se recurriría a una invención del siglo XVIII: los globos aerostáticos. La utilización de globos cautivos jugaría un papel clave en la defensa de Londres, el desembarco de Normandía y la batalla de Moscú, dónde este sistema sería utilizado de la forma más sofisticada y masiva. Fueron utilizados por japoneses, soviéticos, estadounidenses o alemanes. También en plena Guerra Fría.

Operación_arriado_globo_aerostático_soviético_1945Globos en combate hasta la Primera Guerra Mundial.

La primera vez que se utilizó un globo aerostático en combate fue en 1794, cuando el ejército francés usó el globo de reconocimiento l’Entreprenant para observar los movimientos de las tropas austriacas y alzarse con la victoria en la Batalla de Fleurus.

globo_Entreprenant_Batalla de FleurusDurante el siglo XIX y principios del siglo XX el uso de globos se extendería entre los principales ejércitos y conflictos de la época, como la Guerra Civil Estadounidense o la Guerra Ruso-Japonesa.

Hasta la Primera Guerra Mundial los globos fueron utilizados militarmente para tres propósitos básicos: el ya mencionado reconocimiento aéreo, el bombardeo de objetivos enemigos y el transporte de personal, material y correo.

Con el desarrollo de la aviación y la aparición de los primeros bombarderos, con un techo de vuelo muy limitado y sin sistemas de mira que permitieran arrojar los proyectiles con precisión, los globos aerostáticos tendrían una nueva utilidad como elemento defensivo: creando barreras de globos anclados al suelo se obstaculizaría la posibilidad de volar a baja altura, por el riesgo que suponían los propios globos y cables de sujeción, se forzaría a bombardear desde mayor altitud, perdiendo consecuentemente precisión y capacidad de sorpresa, y se facilitaría la actuación a las defensas antiaéreas y a los cazas interceptores.

El ejército británico fue pionero en la utilización de barreras de globos, desplegándolos por primera vez en los últimos años de la Primera Guerra Mundial para proteger Londres de los bombarderos alemanes. Estas primeras barreras estaban compuestas por grupos de tres globos, distanciados entre si unos 450 metros, unidos mediante cables de acero y elevados a una altura de hasta 3.000 metros.

Prototipo_globo_británico_Primera_Guerra_MundialDurante el año escaso que los globos protegieron el perímetro de la capital inglesa el resultado fue muy satisfactorio, ya que prácticamente anularon la capacidad de ataque a baja altura de los bombarderos enemigos y permitieron que las defensas antiaéreas y los cazas de la RAF actuaran con gran eficacia en la estrecha franja operativa que les quedaba a los aviones alemanes.

Globos aliados en la Segunda Guerra Mundial

Globo_Londres_2GMEl éxito cosechado por las barreras de globos en la Primera Guerra Mundial hizo que en la Segunda el ejército británico pasara de utilizar un puñado de ellos a más de 2.000 unidades.

Aparte de ligeras mejoras técnicas, el único cambio sustancial en su forma de uso fue que se pasó del izado conjunto al individual, permitiendo así un despliegue más rápido y un manejo más ágil. En esta ocasión no sólo se utilizaron para proteger la ciudad de Londres, sino que además se desplegaron sobre objetivos estratégicos como aeródromos, puertos y edificios importantes. Un globo de casi 20 metros de largo y 8 de diámetro sobre un objetivo concreto suponía un importante obstáculo añadido a cualquier tentativa de bombardeo en picado, como los realizados por los famosos stukas, que se lanzaban a toda velocidad contra los objetivos para lanzar sus bombas.

Aunque los aviones habíanBombardero_Heinkel_accidentado_por_culpa_modificación_anti-globos inestable ganado capacidad de volar en altura respecto a la Primera Guerra Mundial, los alemanes siguieron desquiciados por la presencia de las barreras de globos e intentaron por todos los medios posibles acabar con ellos: desde realizar misiones dedicadas específicamente a destruirlos, hasta equipar sus bombarderos con todo tipo de artilugios para esquivar y cortar los cables de sujeción. Todos estos intentos resultaron demasiado costosos en pérdidas y poco efectivos, ya que los globos derribados eran repuestos al cabo de poco tiempo.

Además de la defensa del Reino Unido en la Batalla de Inglaterra, los aliados utilizarían los globos aerostáticos en otras ocasiones, como la protección de la costa oeste estadounidense en 1942 o el despliegue en el norte de África y el Mediterráneo. Pero sin duda alguna, el otro momento clave en que serían utilizados fue el Desembarco de Normandía, cuando centenares de barcos navegaron cubiertos por globos para impedir el bombardeo por parte de aviones alemanes.

Desembarco_Normandía_6_jun_1944Globos soviéticos en la Segunda Guerra Mundial

Inspirándose en la experiencia británica de la Primera Guerra Mundial y de la Batalla de Inglaterra, la URSS también decidió utilizar globos aerostáticos para combatir los bombardeos masivos que la Luftwaffe lanzó sobre Moscú, en el intento de Hitler de tomar la ciudad entre 1941 y 1942.

cartel_soviético_defensa_moscuLa defensa soviética contra la aviación nazi se organizaría mediante tres círculos concéntricos: en un radio de 120 kilómetros del centro de Moscú se encontraban varios aeródromos con la misión de enviar cazas a interceptar los bombarderos alemanes entre 150 y 200 kilómetros de la capital, a 35 kilómetros del centro empezaba el despliegue de focos y defensas antiaéreas, y finalmente, en un radio de 8 kilómetros, se desplegaron centenares de globos aerostáticos en forma de tablero de ajedrez, cubriendo todo el centro de la ciudad y los edificios más importantes.

Cada puesto de la red de globos contaba con un equipo de 12 personas y dos globos idénticos, que podían ser izados por separado, logrando una altura de entre 2 y 2,5 kilómetros cada, o en tándem, logrando hasta 4,5 kilómetros de cobertura:

Esquema_despliegue_globos_modo_tándemAdemás de los beneficios aportados por las barreras de globos ya mencionados anteriormente, los aerostatos soviéticos fueron equipados con minas que colgaban de sus cables de sujeción. Así, si un avión enemigo impactaba con sus alas contra el cable, no sólo corría el riesgo de dañar gravemente la aeronave y estrellarse, sino que podía ver como en deslizarse el cable la mina acabara impactando contra el fuselaje. Desde Agosto de 1941 hasta el final de la Batalla de Moscú, 120 aviones alemanes cayeron víctimas de impactos contra los cables de acero y 35 estallaron en pleno vuelo al detonar alguna de las minas colgantes. Recreación:

minas_colgantesAnte semejante mortandad, los alemanes desplegaron cazas con la misión de hacer estallar los globos, pero como estos eran repuestos con cierta facilidad y la respuesta por parte de los cazas rusos y las defensas solía ser contundente, los bombardeos nazis pasaron a ser generalmente nocturnos. En consecuencia, para poner en riesgo los bombarderos enemigos pero evitar ser destruidos durante el día, los globos eran izados por la noche y arriados al amanecer. En total, el número de aerostatos desplegados fue de más de 3.000 unidades, siendo izados un total de 300.000 veces en el transcurso de la Guerra. Las bajas alemanas sobre el centro de Moscú ascendieron a 491 aviones, entre abatidos por disparos e impactos contra globos.

Caza_Messerschmitt_Me109_derribadoAdemás de la batalla de Moscú, los globos soviéticos fueron desplegados en otros enclaves, como la ciudad de Leningrado. Precisamente en esa ciudad fue tomada la siguiente fotografía, que muestra como era transportado el gas que serviría para hinchar los aerostatos defensivos:

Transporte_gas_Leningrado

Para finalizar, a modo de curiosidad, os dejamos con una imagen de los primitivos sistemas de detección acústica utilizados antes de que se inventaran los radares:

Sistema_de_detección_acústica_aviones

 

Fuente: SovietRussia.es (página desaparecida).

La jaula dorada de Stalin

el_palacio_de_los_soviets

Precisamente, el complejo residencial, conocido popularmente cómo la Casa del Dique (Дом на Набережной), se encuentra delante del emplazamiento asignado al colosal palacio, dónde actualmente se erige de nuevo la Catedral del Cristo Salvador, después de haber sido dinamitada en 1931 y convertida en la piscina más grande del mundo cuando se cancelaron las obras del palacio [ver mapa].

Del sueño…

En la construcción de la Casa del Dique no se escatimaron recursos, alcanzando un coste final de 14 millones de rublos. El único sacrificio que se hizo respecto el proyecto original fue la fachada de granito rosáceo, por estimarse demasiado costosa así como – sobre todo – para salvar las apariencias (semejante edificio no es que fuera muy acorde a los principios bolcheviques).

Los 505 apartamentos del complejo disponían de los mejores equipamientos imaginables en esa época: fogones de gas, agua caliente, teléfono, receptor de radio, gramófono, muebles de roble… Todos los enseres eran proporcionados por la administración del Kremlin, quien mantenía un escrupuloso inventario y recaudaba un pequeño importe mensual en concepto de alquiler.

Habitacion_de_uno_de_los_apartamentoschapa_del_inventario_de_enseresEn cuanto a servicios, el edificio disponía de todo lo imaginable: banco, lavandería, escuela, centro médico, supermercado, gimnasio, cine, jardín, oficina de correos… todo en exclusiva para los vecinos. Además, cada familia contaba con su propia asistenta y no tenía necesidad alguna de cocinar, ya que recibían unos cupones intercambiables por comida preparada.

En 1932, cuando el edificio quedó plenamente ocupado, el número total de residentes era de 2.745 personas. Algunos de los vecinos más ilustres que tuvo la casa fueron: Nikita Jruschov (Presidente de la URSS entre 1953 y 1964), Georgi Zhúkov (Mariscal que lideró la victoria en la Segunda Guerra Mundial), Nikolai Bukharin (líder bolchevique), Artem Mikoyan (creador de los aviones MiG), Vassily Stalin (hijo del dictador) o su propio arquitecto, Boris Iofan.

…a la pesadilla

Pero este oasis de privilegios no quedó libre del lado oscuro de la dictadura de Stalin: en cada escalera había un conserje que guardaba las llaves de todos los pisos y vigilaba los movimientos de los vecinos. Cualquier entrada o salida de personas y bienes era registrada. Por ejemplo, algo tan trivial como regalar un trozo de pastel a un familiar debía ir acompañado de su notificación escrita y sello correspondiente.

El control por parte del NKVD (precursor del KGB) era tal que se dice que los finos tabiques del edificio fueron construidos adrede, para permitir realizar escuchas con los rudimentarios métodos de la época. Curiosamente, el único piso insonorizado era el ocupado por Vassily Stalin, un apasionado de la música Jazz.

Si desde un principio la casa había estado sometida a una estrecha vigilancia, con el aumento del afán de poder de Stalin se convertiría en el epicentro de la represión política de la segunda mitad de los años 30. El punto álgido llegaría con la conocida como Gran Purga, que, entre los años 1936 y 1938, acabaría con más de un millón de personas muertas (ejecutadas o torturadas) y 2 millones de condenados a trabajos forzosos en gulags (a día de hoy las estimaciones del número de víctimas siguen siendo inexactas, hasta el punto que se considera que las cifras podrían llegar a ser dos veces y media superiores).

Durante esos años de terror la Casa del Dique sufrió a diario las visitas de los agentes del NKVD, quienes irrumpían de noche en los apartamentos para llevarse los designados por Stalin, mientras éste podía observar la escena desde la otra orilla. Su destino era los sótanos de la central del NKVD en la Plaza Lubianka, de dónde no solía haber otra salida que una ejecución sumaria o una condena a trabajos forzosos en Siberia.

lubianka_sede_central_del_NKVD_KGB_y_actual_FSB
Lubianka sede central del NKVD KGB y actual FSB.

El mismo sistema que habían contribuido a construir y que les había encumbrado se convirtió en una trampa mortal de la que no pudieron escapar: el balance de víctimas de la Casa del Dique superaría las 800 personas, entre ejecuciones (unas 250), suicidios, torturas, condenas a gulags y niños enviados a orfanatos. Después de la Gran Purga más de 200 pisos quedaron vacíos.

Hoy en día, el recuerdo de esa represión y de lo que fue la Casa del Dique se mantiene vivo gracias a un pequeño museo de dos habitaciones, que recrea como fueron los pisos y muestra algunas fotos y documentos de sus antiguos habitantes, junto con un espeluznante listado de víctimas. Además, a lo largo de la fachada cuelgan varias placas conmemorativas:

lista_conmemorativaplacas_conmemorativasBajo el gélido color gris de la fachada todo ha cambiado y son muy pocos los vecinos actuales que vivieron la época soviética del edificio. Lo que antes fueron dependencias del complejo ahora son supermercados, oficinas, el teatro Estrada o el cine Udarnik, el más conocido de la ciudad. Los pisos han ido siendo ocupados por nuevos ricos o extranjeros capaces de asumir su elevado coste, orgullosos de poder decir que viven en la casa que durante tanto tiempo se identificó con la élite.

Esperemos que esta misma cotidianidad que ahora se respira en la Casa del Dique no acabe con el recuerdo de lo que fue uno de los regímenes más crueles de la historia

[fvplayer src=”https://www.youtube.com/watch?v=VLihVe89HKQ” controlbar=”yes” embed=”true” live=”true”]

[nbox type=”warning”]MÁS INFORMACIÓN EN:
– Gulag Museum (ruso)
– Museumdom,narod.ru (ruso)[/nbox]

[nbox type=”info”]LIBROS Y OTROS:
– Yuri Trifonov. “La Casa del Dique”. (Que sepamos no está publicada en castellano). Enlace en ruso a la ficha del libro.
– Дом на Набережной НТВ (Serie televisiva de la HTB en ruso).[/nbox]

Los ardientes cielos de la Guerra Fría

En el año 2008, bombarderos estratégicos Tu-95 protagonizaron los incidentes más graves desde que Rusia reanudara sus patrullas aéreas de largo alcance: violaron el espacio aéreo japonés y sobrevolaron a baja altura el portaaviones estadounidense Nimitz. El resurgir de estos gigantes del cielo trae consigo el recuerdo de los legendarios vuelos oceánicos de la Guerra Fría, repletos de incidentes y anécdotas que van desde roces e impactos en pleno vuelo hasta saludos entre pilotos de ambos bandos mostrándose revistas Playboy.

Tu95_disponiéndose_a_repostar_en_vuelo
Tu-95MS disponiéndose a repostar en vuelo.

La Juana de Arco del siglo XX (Maria Bochkareva)

Maria BochkarevaDurante la Primera Guerra Mundial las mujeres fueron movilizadas de una forma sin precedentes. Algunas, sobre todo rusas, no se conformarían con trabajar en la retaguardia y se alistarían. Entre todas ellas destacó Maria Bochkareva (en castellano se pronunciaría Marria Bochkarrova).

Nacida en una familia campesina pobre, luchó en el frente desde el inicio de la guerra, fue herida en varias ocasiones, fundó los ‘Batallones femeninos de la muerte’, fue condecorada al máximo nivel y se convirtió en una carismática líder de fama mundial. Murió fusilada por los bolcheviques cuando tenía sólo 30 años.

De la desdicha a la leyenda

Maria Leontievna Bochkareva nació en 1889 en el seno de una familia humilde cerca de la ciudad de Novgorod, en la Rusia europea. Obligada a trabajar desde los ocho años para subsistir, se casaría a los quince años y se trasladaría junto a su marido a la ciudad siberiana de Tomsk.

Ante el alcoholismo de éste y los malos tratos recibidos, escaparía junto a su amante, a quien seguiría a pesar de ser exiliado a Yakutsk, en el extremo oriental de Rusia. Con el paso del tiempo, esta segunda relación también acabaría deteriorándose por culpa del alcohol y los abusos.

posterEn 1914, mientras Bochkareva malvivía en Siberia, en Europa estalló la Primera Guerra Mundial. Las noticias llegadas del frente despertaron en nuestra protagonista un profundo espíritu patriótico y fuertes ansias de alistarse.

No quería simplemente colaborar trabajando en la retaguardia, como muchas otras mujeres, sino que deseaba ir a primera línea a luchar por su país: “Día y noche la imaginación me llevaba a los campos de batalla, mientras mis oídos se estremecían con el gemido de mis compatriotas.

El espíritu de sacrificio se apoderó de mi. Mi país me llamaba. Una irresistible fuerza interior me empujaba”. Seguramente, este fervor patriótico y ganas de combatir nacerían como forma de evadirse de su frustración vital y canalizar sus energías y fuerte carácter, que ya le había llevado a encabezar equipos de más de veinte obreros.

Decidida a alistarse, Bochkareva se presentó ante el 25º Batallón de Reservistas de Tomsk. Su solicitud sería poco más que ignorada. Por aquél entonces los mandos militares no contemplaban la inclusión de mujeres en sus filas y mucho menos una campesina cualquiera aparecida de la nada. Lejos de desistir, Bochkareva hizo gala de su tenacidad y envió un telegrama al mismísimo zar Nicolás II, quien contestaría afirmativamente a su petición y le abriría las puertas del ejército.

Si conseguir alistarse fue difícil, más lo sería ganarse el respeto de los demás soldados, quienes la ridiculizaban constantemente. Pero no hubo mucho tiempo para burlas, ya que al cabo de pocas semanas su batallón fue enviado al frente.

Durante cerca de dos años y medio Bochkareva lucharía con gran bravura: participando en cruentas cargas con bayoneta contra las trincheras enemigas, luchando cuerpo a cuerpo con soldados alemanes, tomando parte en patrullas de reconocimiento, rescatando a compañeros bajo el fuego enemigo, etc. A pesar de ser herida en cuatro ocasiones, dos de ellas de gravedad, siempre volvía a primera línea de fuego con un arrojo y valentía sin igual.

Las hazañas de “Yashka” (apodo con el que Bochkareva sería bautizada por sus compañeros) no pasaron inadvertidas y la hicieron merecedoras de varias condecoraciones, entre las que destaca el nombramiento como Caballero de San Jorge, máxima distinción que podía recibir un soldado ruso por su heroísmo. Muy pronto la prensa se haría eco de la historia de esta Juana de Arco contemporánea, convirtiéndola en todo un símbolo popular, una leyenda viva.

Los batallones femeninos de la muerte

Bochkareva con el primer batallón femenino de la muerte.La Revolución de Febrero de 1917, la abdicación del zar y las consignas bolcheviques a favor de abandonar la Primera Guerra Mundial sembraron una gran confusión y desasosiego entre las tropas rusas, agotadas y demacradas tras dos años y medio de combate y centenares de miles de bajas.

Preocupado por esta situación e inspirándose en la Revolución Francesa, el gobierno provisional optaría por continuar en guerra, intentando conciliar las tesis revolucionarias con el compromiso adquirido con sus aliados y la defensa del país.

Voluntarias haciendo cola para afeitar sus cabezas.Una de las medidas que se tomaría para motivar las tropas fue la creación de unidades de choque formadas por voluntarios, las cuales debían servir de ejemplo a seguir para los demás soldados. Viendo esta iniciativa, Bochkareva iría un paso más allá y propondría la creación de batallones formados íntegramente por mujeres. ¿Qué podía ser más humillante para los soldados que ver batallones de mujeres librar la batalla que ellos no osaban?

Tras una audiencia en Petrogrado (actual San Petersburgo) el gobierno de Kerensky accedió a la petición de Yashka, quien inmediatamente realizaría un emocionado llamamiento a todas las mujeres del país.

grupoMiles de mujeres de toda condición respondieron a la convocatoria, presentándose voluntarias para formar parte de los futuros ‘batallones femeninos de la muerte’, llamados así por su determinación de luchar hasta las últimas consecuencias sin dar un paso atrás. No en vano, el emblema de estas unidades consistía en una calavera y dos huesos cruzados. Además, cada una de sus integrantes llevaba consigo una pastilla de cianuro, para acabar con su vida en caso de ser capturadas.

No se puede negar que su aspecto era realmente marcial y desafiante:

La premura de la guerra en curso no permitía que la instrucción se prolongara mucho tiempo. Durante las pocas semanas disponibles Bochkareva supervisaría personalmente todo el proceso, siendo muy estricta con sus subordinadas y echando aquellas que no cumplieran sus exigencias.

Bochkareva supervisando unas prácticas de tiro.

Aunque no se dispone de cifras exactas, se estima que en el transcurso de la Gran Guerra entre 5.500 y 6.500 mujeres lucharían en las filas del ejército ruso. De las 3.000 primeras surgirían dos batallones y varias unidades. Bochkareva comandaría el conocido como ‘Primer batallón femenino de la muerte’.

A pesar de la determinación de Yashka y las demás mujeres soldado, se puede decir que su actuación fue muy discreta. No por falta de valentía, sino por enfrentarse prácticamente solas al enemigo y porque la mayor parte de ellas carecía de experiencia en combate.

En la que sería la primera y última batalla del batallón encabezado por Bochkareva, éste se lanzó en solitario contra las líneas alemanas, mientras la mayoría de los hombres se quedaron agazapados en sus trincheras.

En ser objeto de los primeros disparos y explosiones, muchas de ellas tendrían ataques de pánico y arrojarían las armas. Bochkareva caería herida y sería hospitalizada.

Mientras Yashka se recuperaba, se produciría la Revolución de Octubre, en la que nuevamente otro batallón de mujeres se encontraría prácticamente solo; en este caso para defender el Palacio de Invierno (junto un pelotón de inválidos, algunos ciclistas y jóvenes cadetes). Aunque es digno de mención que tuvieran el valor de permanecer en sus puestos hasta el final, nuevamente su actuación sería en vano, cediendo fácilmente ante los bolcheviques.

palaceExhausta por tantos años de lucha y decepcionada por la actuación de los batallones de mujeres, Bochkareva declinaría la orden de recomponer sus unidades y decidiría volver a Tomsk. No sólo estaba cansada, sino que además no quería tomar parte en la fratricida guerra civil que se avecinaba.

En su viaje de regreso a casa, Bochkareva fue detenida al pasar por Petrogrado y posteriormente llevada ante Lenin y Trotski. Estos insistieron en que se uniera a los bolcheviques. Contar con la adhesión de la héroe campesina, conocida y admirada por todo el pueblo, podía suponer un importante espaldarazo a su causa.

A pesar de la insistencia de los dos líderes revolucionarios y de ser encerrada unos días para que recapacitara, Yashka se mantendría firme en su decisión de volver a casa. Finalmente fue liberada y retomó su viaje.

Del combate a la diplomacia internacional

Con el paso del tiempo, el cansancio daría paso a la nostalgia. Nostalgia de las hazañas y la gloria conseguida en sus años en el ejército. Poco a poco, Bochkareva entraría en una espiral depresiva y se abandonaría a la bebida, convencida de que nadie la necesitaba ni se acordaba de ella.

De repente, cuando menos lo esperaba, recibió un mensaje del general Kornilov, líder del Ejército Blanco contrarrevolucionario y antiguo comandante en jefe de las fuerzas armadas del gobierno provisional. El escueto mensaje simplemente decía: “Venga urgentemente, la necesitamos”. Disfrazada de hermana de la caridad, Bochkareva consiguió travesar las líneas bolcheviques y reunirse con el general.

Asfixiados por el avance del Ejército Rojo, Kornilov y sus hombres necesitaban imperiosamente ayuda financiera y militar exterior para resistir. Para conseguirla Bochkareva sería la embajadora ideal, gracias a su carisma y leyenda mundialmente famosa. Sin dudarlo, esta aceptó la misión de acudir a Estados Unidos y la Gran Bretaña, zarpando al cabo de pocos días hacia San Francisco desde Vladivostok.

Reportaje en el New York Times.A su llegada a Estados Unidos, Bochkareva fue recibida con gran expectación.

Todo el mundo quería conocer la mujer soldado, la Juana de Arco rusa que venía precedida por las mil y una historias que habían relatado sobre ella los corresponsales desplazados a Rusia. Durante más de un mes estaría de gira por Estados Unidos concediendo entrevistas, asistiendo a actos en su honor, dando conferencias, etc.

Finalmente, después de este intenso periplo y de dictar sus memorias a un periodista ruso residente en Nueva York, llegaría el momento tan esperado por Bochkareva: la entrevista con el presidente Woodrow Wilson.

Éste asistió emocionado al relato de Yashka sobre sus experiencias en la guerra y a la petición de ayuda que esta le formuló. La entrevista concluyó con la promesa por parte estadounidense de brindar apoyo al ejército contrarrevolucionario.

Desde América, Bochkareva partió hacia el Reino Unido, dónde de la mano de las sufragistas lideradas por Emmeline Pankhurst conseguiría entrevistarse primero con el ministro de defensa Winston Churchill y después con el rey Jorge V. Nuevamente la expectación mediática y popular fue masiva, pero el resultado político fue ciertamente más pobre que el conseguido en Estados Unidos.

Aunque con Churchill hubo muy buena sintonía, la entrevista con el monarca sería muy breve y poco productiva, perturbada en parte por la noticia del fallecimiento del general Kornilov.

Regreso y condena a muerte

Maria Bochkareva y Emmeline Pankhurst.A su regreso a Rusia, Bochkareva fue recibida por los efectivos restantes del Ejército Blanco, quienes le agradecieron haber hecho todo lo posible para conseguir la tan ansiada ayuda.

Por aquél entonces la Yashka soldado ya no podía hacer nada por sus camaradas. La cifra de bajas no dejaba de aumentar día tras día, haciendo más necesario batallones sanitarios que militares. Así, la última misión que recibió fue la creación de equipos de voluntarios para dar atención médica a los heridos.

Al cabo de poco tiempo los bolcheviques rompieron el frente y los oficiales blancos se batieron en retirada, dejando heridos y sanitarios a su suerte. Entonces, cuando ya no quedaba nada por hacer, Bochkareva, exhausta tanto moral como físicamente, regresó a su casa en Tomsk, dónde se encerraría en si misma y visitaría regularmente una parroquia ortodoxa en búsqueda de paz interior.

Decidida a enterrar su pasado bélico, acudió a un puesto del Ejército Rojo para entregar su revólver. Sin salir del asombro de ver a Bochkareva en persona entregando su arma, los soldados bolcheviques dejarían marchar a la legendaria Yashka… pero no por mucho tiempo, ya que días más tarde sería arrestada por orden de la Cheka (policía secreta soviética), acusada de ser una enemiga del pueblo. Tras un juicio sumario, Bochkareva fue fusilada el 16 de Mayo de 1920.

Fuente: sovietrussia.es (página desaparecida, añadidos de Karel Vohat).

[fvplayer src=”http://www.youtube.com/v/5k9wq0vBIII?fs=1&vq” controlbar=”yes” live=”true”]

http://www.youtube.com/v/5k9wq0vBIII?fs=1&vq

 

[TABS_R id=1317]