El “re” sostenido que se escapó de una canción.

Un re sostenido se escapó de una canción. Se marchó a pasear. Eligió el canto de un gato y se metió dentro. Ante tan extraño sonido el animal estaba trementamente inquieto. ¿Un tono humano? ¿Qué hago con esto? Se dijo.

De pronto pidió ayuda a alguien que estaba mirando, pero se trataba de un humano de los que no comprende el lenguaje de los gatos.

-¡Eh, tú! ¡Ayúdame! ¡No puedo quitarme de encima este “re”! Pero la persona no se movió, únicamente siguió mirando al gato. No llegaba a ser un horrible suplicio pero ya empezaba a desasosegarse.

¿Qué dirian los otros gatos cuando le oyeran? No podía usar una nota humana con sus semejantes. De pronto se sintió aislado. A los gatos no les ocurre nunca. Tenía una particularidad única que no le servía para nada.

Decidió probar solamente con humanos. Se apostó en una silla, y de su garganta salió un maravilloso sonido. Se armó un tremendo revuelo. ¡Oh, qué maravilla! Había acaparado la atención de una gran multitud que se arremolinaba ante él! Un gato callejero al que nadie había mirado hasta entonces, frente a los siameses que despiertan la admiración de las gentes por su belleza.

Una vez concluido el espectáculo, los humanos, que son de natural aburridos, se fueron alejando poco a poco. Al día siguiente repitió el mismo espectáculo, pero ya no sorprendía a nadie. Comenzó a vagar por las calles como era habitual en él. Se olvidó de su nueva cualidad, que decidió esconder para siempre. Y con el tiempo acabó siendo recogido por los servicios del ayuntamiento, que detestan a los gatos sin pedigrí. En las jaulas desplegó su “re” pero los otros gatos no le comprendían. Un humano se sorprendió. Decidió que aquél animal estaba enfermo y solicitó que habría que sacrificarlo cuanto antes.

En sus últimos instantes, soñó con ser siamés y casi llega a a envidiar la vida que se pegan, pero terminó por asumir, que un gato callejero nace y muere con la misma condición. Y ni siquiera un “re” puede salvarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *