De aquí para allá

 deaquiparallaEstaba de siesta a la sombra de un bonsai. Se levantó e hizo un agujero en la capa de ozono. Cayó desplomada por un golpe y se colóa por una abertura en un campo de golf.

En el último momento consiguió agarrarse a un aro del planeta Júpiter, pero entonces una motita de polvo intergaláctico chocó contra su cuerpo y lo esparció en mil pedazos.

El más grande se filtró por uno de los poros del ala de un mosquito. Desde allí abrió los ojos para ver donde estaba y se iluminó la galaxia, pero un ácaro se los comió y todo volvió a quedar a oscuras. Creció un centímetro y se estampó contra los límites del espacio existente  -el universo estaba a punto de reventar-, pero entonces tropezó con un átomo y se quedó acurrucada en la partícula más pequeña del vacío.

Protagonista de la historia: mi autoestima.

[imposiblenoexisto]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *