El “re” sostenido que se escapó de una canción.

Un re sostenido se escapó de una canción. Se marchó a pasear. Eligió el canto de un gato y se metió dentro. Ante tan extraño sonido el animal estaba trementamente inquieto. ¿Un tono humano? ¿Qué hago con esto? Se dijo.

De pronto pidió ayuda a alguien que estaba mirando, pero se trataba de un humano de los que no comprende el lenguaje de los gatos.

-¡Eh, tú! ¡Ayúdame! ¡No puedo quitarme de encima este “re”! Pero la persona no se movió, únicamente siguió mirando al gato. No llegaba a ser un horrible suplicio pero ya empezaba a desasosegarse.

¿Qué dirian los otros gatos cuando le oyeran? No podía usar una nota humana con sus semejantes. De pronto se sintió aislado. A los gatos no les ocurre nunca. Tenía una particularidad única que no le servía para nada.

Decidió probar solamente con humanos. Se apostó en una silla, y de su garganta salió un maravilloso sonido. Se armó un tremendo revuelo. ¡Oh, qué maravilla! Había acaparado la atención de una gran multitud que se arremolinaba ante él! Un gato callejero al que nadie había mirado hasta entonces, frente a los siameses que despiertan la admiración de las gentes por su belleza.

Una vez concluido el espectáculo, los humanos, que son de natural aburridos, se fueron alejando poco a poco. Al día siguiente repitió el mismo espectáculo, pero ya no sorprendía a nadie. Comenzó a vagar por las calles como era habitual en él. Se olvidó de su nueva cualidad, que decidió esconder para siempre. Y con el tiempo acabó siendo recogido por los servicios del ayuntamiento, que detestan a los gatos sin pedigrí. En las jaulas desplegó su “re” pero los otros gatos no le comprendían. Un humano se sorprendió. Decidió que aquél animal estaba enfermo y solicitó que habría que sacrificarlo cuanto antes.

En sus últimos instantes, soñó con ser siamés y casi llega a a envidiar la vida que se pegan, pero terminó por asumir, que un gato callejero nace y muere con la misma condición. Y ni siquiera un “re” puede salvarlo.

Un color llamado fucsia

Poblando carreteras de paso no precisamente secundarias habitan el arcén unos cartelones de color indeterminado, ordinario y bailón entre el rojo y el naranja denominado fucsia como la planta que hace brotar la flor de este tono inaudito.

Estos carteles de enormes dimensiones que ensombrecen paisajes, además de poseer este color sometedor son de una crueldad sin nombre, de una crueldad hacia el ojo que atiende su mensaje que consiste en unos dibujitos infantiles representando comida y sexo para despedidas de soltero y reuniones de empresa. Un plato humeante de spaghetti más una muñequita en bikini traduciéndose a continuaciòn en triunfo con el símbolo del puño con el pulgar hacia arriba. Triunfo vital ¿salvados por quién? ¿en el circo de donde?. Todo el lote sobre fondo fucsia pretendidamente dibujado por mano impùber, jugando al despiste con lo cual los automôviles que pasan cerca y cargados de infantes en sus asientos traseros se quedan con la copla anunciadora asaltando a preguntas al conductor o adultos presentes e identificándose con los dibujitos que atraen sus pupilas cual imanes.

El adulto de turno evidentemente trastocado por una informaciòn que le ha pasado desapercibida atento a la línea discontinua como estaba y en proceso de frenada sale al paso convenciendo a los ensimismados rapaces argumentando que spagetti e infancia igual a fuerza y salud, pulgar hacia arriba positividad y acierto.

Todo el pack es denunciable por partida triple. Uno, por utilizar carteles que despistan en carretera jugàndote el tipo. Dos, por utilizar esta clase de publicidad encubierta de actividad ilegal y explotadora de la mujer, prostitución, trata de blancas. Tres, por los dibujitos pretedidamente despitadores para la ley pero tan explícitos para según que miradas e interpretaciones y me atrevo a sugerir un cuarto argumento denunciable por jugar al equóvoco creando ilusiones de parque acuático cercano en ojitos infantiles y càndidos.

Hace muchos años un amigo me relato que en sus frecuentes escapadas en solitario por países de la vieja Europa al arribar a cada puerto en busca de alojamiento le era ofrecido en el hotel elegido un librito, por parte del conserje o el botones, un librito de pastas duras, oscuras y discretas con direcciones y fotos en su interior por si precisaba de compañìa, entonces subía a su habitación y sopesaba pausadamente la decisión de levantar o no el auricular del teléfono. Si contestaban a la primera era una posibilidad, si a la tercera acaso una alternativa. Por aquél entonces los teléfonos de los hoteles aùn eran de góndola y ruleta.

¡Qué diferentes formas y fondos de sugerir cuando simplificar frente a retorcer resulta mucho màs extrovertido!

Nuria Viuda García.

Alemanes en el Cáucaso

textoinacabado

Los históricamente más conocidos “Alemanes del Volga” no fueron los únicos asentamientos germánicos en Rusia o sus zonas de influencia. En la primera mitad del siglo XIX, y aunque es imposible hacer cálculos aproximados, más de 200.000 alemanes étnicos se asentaron al norte y al sur de las montañas del Cáucaso.

La emigración se produjo en parte por motivos religiosos, pero también por razones económicas. Siempre nos ha llamado la atención que cuando se habla de la emigración a EEUU (de Sudamérica mejor ni hablar, porque solamente se menciona con los refugiados nazis, pero no con personas que acudieron con anterioridad) se habla de hispanos, irlandeses, judíos, italianos, asiáticos, lógicamente porque dejaron mucha huella en la cultura y costumbres del país, los germanos también. Sin embargo, se los menciona muy poco, cuando tras los anglos, son la comunidad más numerosa. Se calcula que hoy en día hay más de 50 millones de descendientes de origen germánico en EEUU.

Aunque numéricamente eran pocos, la influencia que dejaron los alemanes en el Cáucaso del Norte y del Sur fue notable en el terreno económico, arquitectónico y cultural hasta mediados del siglo XX en que las circunstancias histórico-bélicas los expulsaron o acabaron con ellos. En la actualidad quedan muy pocos, pero su herencia está todavía muy presente y de hecho es un atractivo turístico, especialmente por los elementos arquitectónicos de influencia centroeuropea. Iglesias góticas, casas con entramados de maderas, avenidas rectas, que no son típicas de estas regiones.

alemanescaucaso2

¿Podría haber formado el Tíbet parte de Rusia?

Misiones secretas al Tíbet

En el siglo XIX Rusia comenzó a aplicar una política exterior activa en el Lejano Oriente. Esto provocó el descontento del Imperio Británico. Pronto hubo una guerra diplomática sorda por la influencia en esta región de tanta importancia estratégica para ambos países, en la que participaron activamente la inteligencia rusa y británica.

¿Podría haber formado el Tíbet parte de Rusia? Conocidos expertos en el terreno de la medicina tibetana como el Dr. Petr Badmaev (ing) instigaron al emperador Alejandro III para que fuese posible. Badmaev fue el único doctor que en la Rusia del siglo XIX estudió y practicó ese tipo de medicina. Los zares Alejandro III y Nicolás II fueron pacientes suyos. Murió en una prisión soviética en 1920.

[fvplayer src=”http://www.youtube.com/watch?v=zVo79VI0uvY” controlbar=”yes” embed=”true” live=”true”]

En febrero de 1893 este hombre extraordinario, perteneciente a la asiática etnia buriata y honrado con el rango de Consejero de la Corte Imperial, correspondiente al rango militar de Teniente Coronel envió una nota al emperador sobre las posibilidades e influencias de la política rusa en Asia. Badmaev creía en la posibilidad de unir a Mongolia y el Tíbet al imperio ruso, e incluso partes de China.

“Los budistas creemos que el rey ruso blanco es un reencarnación de la diosa Tara, patrona de la fe budista”, escribió Badmaev. “Ella se ha reencarnado como el Rey Blanco para suavizar las costumbres de los habitantes de los países del Norte. El Rey Blanco es ideal para los pueblos del Este”.

Badmaev entre 1913-16, fotografiado por Karl Bulla.Mientras tanto, el emperador era escéptico a esta idea. “Todo esto es tan nuevo, inusual y fantástico que es difícil creer en la posibilidad de éxito”, decía una nota de Alejandro III en un escrito de Badmaev.

Sin embargo, esto no impidió que los servicios de inteligencia rusa prestasen atención al Tíbet. En los años 1898-99, Badmaev visitó Lhasa bajo la apariencia de un Lama. Allí vivía el ruso (en aquella época los buriatos pertenecían al imperio) Agvan Dorzhiev, (o Agvan Lobsang Dorje), el mensajero de Shambhala, que también era buriato. Este ser espiritual fue galardonado con el título de Tsanit Khenpo (o Tsanid-Hamno), más o menos “Maestro de filosofía budista” o “Profesor de Metafísica budista”.

Tenía el deber de continuar con el Dalai Lama XIII (ing) conversaciones y debates teológicos y filosóficos. Cuando Dorzhiev habló abiertamente sobre su misión a la cabeza del Tíbet, el Dalai Lama reaccionó favorablemente a la idea de una alianza con Rusia, y envió al místico a una misión secreta a San Petersburgo en 1898. En 1901, el Dalai Lama destina a otro emisario a Rusia. El enviado tibetano sostuvo conversaciones en San Petersburgo con representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso. El historiador militar y coronel retirado Andrei Nikolayev manifiesta que el Dalai había depositado una gran confianza en Rusia.

El Dalai Lama, por cierto, había puesto grandes esperanzas en Rusia, dice el historiador militar y coronel retirado Andrei Nikolayev:

“Ante el temor de la invasión británica del Tíbet, el Dalai Lama pidió al gobierno de Rusia desplegar en el territorio de Mongolia, cerca de la frontera tibetana una división cosaca de buriatos para comunicarse con los representantes rusos y proporcionar apoyo armado si era necesario, al líder espiritual tibetano.

El Dalai sugirió que dos expediciones científicas rusas podrían ser enviadas a Lhasa, que en caso de necesidad podría ser protegidas y ayudarles a moverse a un lugar seguro. Se llevó a cabo la preparación de dos de tales expediciones. Una de ellas al mando del capitán Peter Kozlov (ing), la otra bajo el del capitán Kazakov. Pero más tarde la idea fue abandonada. La llegada de oficiales rusos a Lhasa podría causar la sospecha de que Rusia estaba albergando intereses ocultos en el Tíbet”.

zaresLa guerra diplomática con Gran Bretaña por la influencia en Asia estaba sufriendo una escalada y se temía que podría culminar en abiertos enfrentamientos bélicos. Con los años, bajo los auspicios de la Sociedad Geográfica de Rusia Imperial en las regiones de Asia Central, Rusia envió cuatro expediciones bajo el mando de un oficial con experiencia y un famoso viajero Nikolai Przewalski (Николай Михайлович Пржевальский), más tarde recibió el grado de general y un alto cargo público. Los rusos, también trabajaron con éxito bajo el mando de un oficial del Estado Mayor, Kozlov y la del famoso explorador del Asia central, Vsevolod I. Roborovskiy (Всеволод Иванович Роборовский).

La posición oficial de San Petersburgo a finales del siglo XIX era que el Tíbet, que estaba bajo la autoridad suprema de China, debía mantener un cierto grado de independencia. Este tipo de solución estaba en los intereses nacionales de Rusia. Aún así, las noticias de las negociaciones ruso-tibetanas causaron alarma en Londres. Los británicos observaban celosamente la creciente influencia de Rusia en Asia. En 1901, el periódico alemán con sede en Shanghai “Der Ost Asiatische Lloyd” (enlace inglés) escribió:
“Desde el inicio del gobierno ruso en Asia Central, miles de peregrinos budistas han acudido en masa a Lhasa con sus historias sobre el poder de Rusia, la difusión del encanto de lo ruso en Asia y, por tanto, sin saberlo o a sabiendas facilitaron la expansión de la influencia rusa”.

El Gobierno ruso estaba interesado en la región de Xinjiang contigua a las fronteras de los territorios del imperio ruso. Ese área limita con el Tíbet, y podría convertirse en un preludio de hostilidades e incluso en zona de guerra. Para el Estado Mayor ruso, era importante conocer todos los caminos de la zona y la posibilidad de su uso para desplazar a las tropas británicas a los límites de las posesiones de la corona rusa. Años antes, el Emperador Alejandro II, que fue apodado el Libertador, ordenó que se llevase a cabo en el menor tiempo posible la construcción de un ferrocarril en Asia, alejado de las montañas, para facilitar el transporte, proteger a la mano de obra y la munición.

En 1904, aprovechando el inicio de la guerra ruso-japonesa, Gran Bretaña comenzó una intervención armada abierta en el Tíbet. Los tibetanos ofrecieron una tenaz resistencia, pero las fuerzas no estaban igualadas.

Los antiguos fusiles de boca ancha y las espadas no podían resistir a los rifles de tiro rápido, ametralladoras Maxim y armas de fuego de artillería de montaña. Después de la captura de la fortaleza de Gyantse, el camino a Lhasa se abrió para los británicos. El 2 de agosto de 1904, un destacamento bajo el mando del Coronel Francis Younghusband entró en la sagrada capital del Tíbet.

El Dalai Lama se vio forzado a huir a la vecina Mongolia. Obligado por los acontecimientos, fue poco a poco desarrollando un dirección desfavorable para Rusia. En septiembre de 1904, Gran Bretaña firmó un acuerdo con oficiales tibetanos, que no tenían autoridad para llevarlo a cabo. Según el documento, China perdió casi por completo su poder en el Tíbet. Los tibetanos estaban obligados a pagar a los británicos durante 75 años una contribución de 7.5 millones de rupias (Aproximadamente unos 535 millones de dólares). Para garantizar estos pagos, los británicos ocuparon el valle de Chumbi, de un gran importancia estratégica y que se encuentra en la encrucijada entre el Tíbet, Sikkim y Bután, pero la lucha contra los británicos no cesó.

tibetLos altos dignatarios tibetanos se comportaron de manera impredecible. Para aclarar la situación, el Ministerio de Defensa de Rusia decidió enviar a un grupo de reconocimiento al Tíbet con el pretexto de defender a los monjes budistas. Eran calmucos que servían en unidades de cosacos que practicaban el budismo. En enero de 1904, el zar Nicolás II recibió una nota secreta del Ministro de la Guerra, el General Alexei Kuropatkin que decía lo siguiente:

“El 3 de enero de este año, su Majestad Imperial ha tenido a bien enviar una misión de alto secreto al Tíbet para recoger información sobre el país, adscrita a la dirección de las tropas cosacas del Primer Regimiento de Cosacos del Don al mando del capitán Ulanov, por un período de aproximadamente un año, acompañado del gelung personal (sacerdote budista militar) Dambe Ulianov del pueblo de Potapovsky (cosacos del Don) y del intérprete Liji Sharapov de la misma localidad”.

Pero en el camino hacia el Tíbet, acontecieron sucesos inesperados. El comandante del grupo, el capitán Ulanov, un graduado de la Academia del Estado Mayor General de Rusia que estaba bien versado en el idioma tibetano, enfermó y murió, en circunstancias nunca aclaradas, se llegó a hablar de envenenamiento de los británicos pues Sharapov cayó desde un tercer piso tiempo después, aunque lo superó. El lama Ulianov fue invitado a dirigir la misión. En la segunda quincena de mayo de 1905, el grupo de reconocimiento ruso llegó a Lhasa. Fueron recibidos con gran respeto. Ulianov fue tratado como gegen, el máximo representante del clero budista. Tiempo antes, el zar había recibido secretamente en Palacio, a los dos oficiales para hablar de la situación.

Los lamas locales fueron rápidamente convencidos de que el peregrino ruso era un gran experto en las enseñanzas de Buda. Y ello, a pesar de que en la etapa de preparación para la expedición al Tíbet, Ulianov escribió un tratado en lengua tibetana sobre asuntos polémicos del budismo. Se dirigió a las autoridades espirituales locales para debatir sobre el libro.

Los agentes británicos encargados de vigilar estrechamente al grupo ruso, dejaron pronto de espiarlos, después de informar de que estaban convencidos que la visita y la reunión no tenían otra finalidad que la religiosa-espiritual. El lama Ulianov fue capaz de lograr un reunión con el Ganden Tripa Rinpoche. En ausencia del Dalai Lama, el país fue gobernado por el jefe de la tradición Gelugpa del budismo y Ganden, el abad del monasterio. Durante la reunión, Gaden Tripa Rinpoche dijo que la actitud de la población y los lamas para con el Dalai Lama no había cambiado, y los tibetanos seguían considerándolo su líder espiritual. Todo el mundo estaba a la espera de su regreso.

tibet2La situación en el Tíbet era peligrosa debido a la amenaza militar británica. La misión de reconocimiento de Rusia se alojó en Lhasa durante tres meses. Durante este tiempo, el lama Ulianov se reunió en varias ocasiones con altos funcionarios, estudió la situación en la capital y otras partes del Tíbet, según declaraciones de peregrinos que llegaban de allí. La información entregada a San Petersburgo despertó un gran interés en el Ministerio de Relaciones Exteriores y el de Defensa.

A mediados de agosto 1905 la misión secreta rusa dejó Lhasa. Recordando la tragedia de Ulianov y Sharapov y manteniéndose alerta, pero no pasó nada. El 17 de marzo de 1906, los exploradores llegaron a la entonces capital del Imperio ruso.

Gracias al éxito de la expedición ruso-buriata, se iniciaron las negociaciones con el Dalai Lama en su regreso a Lhasa, pero se puso la condición previa de que los cosacos rusos fuesen protegidos. Además, el Tíbet tenía la intención de que se quedasen bajo una expedición cientifíca, los capitanes Kozlov y Kazakov, pero los planes tuvieron que ser abandonados a fin de no crear tensión innecesaria en la región.

En marzo de 1906 -después del regreso de la misión de reconocimiento-, se consideró conveniente que el Dalai Lama pudiese volver al Tíbet, o por lo menos a uno de los monasterios de China ubicados en las áreas contiguas al Tíbet. El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso consideró que todos los interesados ​​en los asuntos del gobierno de ese país iban a reaccionar con una atención excepcional al hecho de la vuelta del Dalai Lama al Tíbet. Y bajo la garantía de Rusia, el Dalai Lama regresó a Lhasa en diciembre de 1906.

Durante décadas, la inteligencia militar rusa mantuvo cuidadosamente en secreto la información relativa al Tíbet. Es de suponer que no salió todo a la luz, ya que se desconoce cuáles fueron las instrucciones confidenciales dadas por el zar Nicolás II.

Rusia negoció con éxito con China y el Reino Unido, con la superioridad que le había dado toda la información secreta recopilada en las expediciones. En 1907 se firmó el acuerdo anglo-ruso: los británicos reconocieron al Tíbet como parte de China y se comprometió a mantener relaciones relaciones con Rusia, a través de China. El Dalai Lama vivió primero en el monasterio Gumbut, cerca de la frontera tibetana y luego regresó a Lhasa.

Francis Younghusband
Francis Younghusband

 

Por tanto, se había eliminado la amenaza de agresión británica. En el Tíbet se restauraron las condiciones normales de gobierno. Y la inteligencia militar jugó un papel importante en esa victoria estratégica de Rusia en Asia. Eso sí, con el paso de los años, el que salió perjudicado fue el Tíbet, que en siglo XXI solicita a China cada dos por tres su independencia. Otra buena historia sobre expediciones a esa zona es la concerniente a los nazis, pero eso no tiene cabida aquí.

 

[TABS_R id=1659]

Algunas personas o personajes famosos amantes de los gatos

textoinacabadoRAYMOND CHANDLER: Escritor norteamericano (1888-1959). En los años treinta, este escritor poseía una gata persa llamada Taki. A menudo le hablaba como si fuese un ser humano. Más de un vez la calificó de su “secretaria”, porque el animal solía sentarse sobre el papel que Chandler se disponía a utilizar, o encima de originales que debían corregirse.

WINSTON CHURCHILL: Estadista inglés (1874-1965). En los últimos años de su vida, Churchill adquirió un gatito de pelaje rojizo llamado Jock. A Ccurcill le encantaba invitar a su mesa al animal y con frecuencia mandaba a la servidumbre en su busca antes de empezar a comer. Jack, que fue un gran consuelo para su viejo a,o, normalmente dormía con él en la misma cama.

COLETTE

SAMUEL JOHNSON

ROBERT E. LEE

LEÓN XII

MAHOMA

PETRARCA

EDGAR ALLAN POE

CARDENAL RICHELIEU

ALBERT SCHWEITZER

HENRY WRIOTTHESLEY, Tercer Conde de Southampton

Un poco de vocabulario-expresiones de Barcelona y Cataluña

texto_susceptible_de_ser_ampliado

Las expresiones o palabras que aparecen pueden ser en castellano o catalán.

Bajar a Barcelona: Ir a Barcelona, dicho por los de Sarrià. Antiguamente una población, y hoy un barrio.

Barcelona és bona si la bossa sona; perè tant si sona com si no sona, Barcelona és bona: “Barcelona es buena si la bolsa suena; pero tanto si suena como no suena, Barcelona es buena”. Las tres primeras palabras se atribuyen a los genoveses; las cuatro siguientes, a los pisanos, que no podían vender cerámica en la ciudad y por eso tenían la bolsa vacía, y la coletilla final, de nuevo a los genoveses.

Barcelonota: Término despreciativo con el que el poeta J. V Foix, de Sarrià, motejó a la vulgar Barcelona.

Botiguer: Tendero. Se aplica sobre todo, a quien tiene el espíritu propio de los tenderos.

Can Fanga: Significa Casa Laya (pala de hierro para remover la tierra). Es el nombre despectivo que la gente de algunas zonas catalanas dan a los barceloneses.

Com els de Sabadell: Pagar cada uno lo que ha gastado cuando se está en grupo.

Cuentu: Catalanización de “cuento”. La relación sexual de un hombre y una mujer. (Tiene un cuento con la vecina).

Font del Gat: Baile del siglo XIX, junto a la fuente de Montjuïc todavía existente, que dio origen a la canción más famosa de tema barcelonés: “Baixant de la Font del Gat,  una noia, una noia, /

Merder:

Meublé:

Ramblear: Pasear arriba y abajo por la Rambla.

Rodar el món i tornar al Born:

Saltataulells:

S’ha criat com els arbres de la Rambla:

Ser más famoso que la moños:

– Ser més ric que en Xifré:

– Ser un senyor Esteve:

– Xava:

– Xarnego:

– Fer mans i mànigues

– Déu n’hi do

– Vés a pastar fang

Apa! o Apa-l’hi!

Si em punxen no em surt sang

– Ser cornut i pagar el beure

Fer-ne cinc cèntims
 
Passar més gana/fam que un mestre d’escola

 

Plou a bots i barrals

Bufar i fer ampolles
 
Picar el crostó

– Monosílabos:

– Trabalenguas

Tiendas con encanto: Vinyl Oh! (Valencia)

textoinacabadoTienda de discos Vinyl Oh! (Valencia)Vinilomano/a: Así, sin tilde. Ni te molestes en buscar la palabra en sitio alguno porque no existe, pero podría referirse a los aficionados/as a los vinilos que para rebuscarlos tocan cientos de cubiertas plastificadas con las manos.

En pequeñas localidades y en ciudades medianas es harto difícil encontrar alguna tienda de discos, pero en las grandes ciudades del planeta se están volviendo a poner de moda. Es por ello que tiene mérito encontrar unas en urbes con menos de un millón de habitantes.

Los discos de vinilo se quedaron en el reducto de los DJ’s, unos pocos estetas y nostálgicos, así como de coleccionistas, extravagantes o convencionales.

Jóvenes y no tan jóvenes sienten placer al rebuscar en antiguas (o nuevas tiendas), descubrir discos que son difíciles de encontrar en el mercado, o que estando al alcance de cualquiera, tienen el sabor de la añoranza, mezclada con el regocijo que puede producir el haber encontrado un disco especial para ellos/as.

En modo alguno somos de la opinión de que algunos aficionados se pirren por la característica fritura (el crepitar del sonido introductorio de los discos), así como tampoco creemos, pese a lo que hemos comentado con anterioridad, que haya que darle muchas vueltas al fenómeno del coleccionismo.

Siempre los hubo y los habrá. De las cosas más insospechadas. Y si existen bastantes que coleccionan vinilos se debe simple y llanamente (es opinión personal) a que forman parte inexcusable de la eclosión y la historia de la música moderna, mientras que los cedés, y las horripilantes casetes, que en el segundo caso hemos de suponer que tendrán algún que otro seguidor/a todavía, aunque sea más raro verlo que a un gato sphynx con mechas, no pueden hacer frente a esa cuestión.

Hace menos de un año abrió sus puertas en la ciudad del Turia, una tienda especializada en discos que abarcan desde los años 60 a los 90. Siendo importante destacar que pertenecen a todos los estilos musicales.

[nbox type=”warning”] Está ubicada en la calle Conde de Altea Nº 2, bajo. CP 46005.  Valencia. Tlf: 962-066-530. El horario es de 11 de la mañana hasta las 14:30. Y por la tarde, desde las 5 hasta las 9. [/nbox]

Aquí os dejamos su página en el facebook: Vinyl Oh! Tienda de discos.

Dirección en Google Maps.

Receta: La pasta frola de Gaby

textoinacabadoIngredientes:

300 gramos de harina.

130 gramos de mantequilla.

100 gramos de azúcar.

2 huevos completos.

Ralladura de limón.

400 gramos de dulce de membrillo.

1 copita de vino dulce.

Tiempo aprox.: 45 min.

Elaboración: En un bol hacemos una masa con los 5 primeros ingredientes y la llevamos a la nevera un rato. // Mientras hacemos un puré con el dulce de membrillo y el vino.

// Encendemos el horno a 180º C, enmantequillamos y enharinamos un molde para tarta. // Sacamos la masa de la nevera y la extendemos en el molde, reservando un trozo para el enrejado. // Rellenamos con el puré y formamos tiritas para decorarla, pintamos toda la superficie con huevo batido y llevamos al horno 25 min. // Dejamos enfriar y espolvoreamos con coco rallado.

fuente: porfincocinarás (web desaparecida).